Trastornos de personalidad

Trastornos de personalidad: síntomas y tratamiento

Principales signos y síntomas de los trastornos de personalidad

Los signos y síntomas de los trastornos de personalidad suelen comenzar a iniciarse al final de la infancia o durante la adolescencia. Sin embargo, la confirmación del diagnóstico solamente puede darse después de los 18 años. Los síntomas con constantes a lo largo de la vida del paciente, sin periodos de remisión.

Estos pacientes presentan emociones y comportamientos inflexibles e incompatibles con las normas típicas de la sociedad. Esto dificulta su interacción con otras personas y poder actuar adecuadamente en diferentes situaciones de su vida.

Los trastornos de personalidad hacen que la persona lleve un estilo de vida cerrado o presente comportamientos muy diferentes a los socioculturalmente esperados. Esto se puede manifestar:

  • En la interpretación de si mismo, de los otros y de los acontecimientos (cognición);
  • En la adecuación a la respuesta emocional (afectividad);
  • En las relaciones interpersonales;
  • En el control de los impulsos.

Las personas con trastornos de personalidad tienen problemas para obtener el placer de satisfacer sus deseos inmediatos, los cuales pueden ser totalmente inadecuados en determinados momentos. Como carecen de consciencia moral para comprender las consecuencias de sus actitudes, suelen transferir la culpa a los demás (perfil psicopático).

Los trastornos de personalidad son perturbaciones graves en las características y en los comportamientos de la persona, generalmente en diferentes áreas de la personalidad, que casi siempre provocan un rompimiento personal y social del individuo.

Estos trastornos están fuertemente relacionados con factores hereditarios, los juegan un papel en casi la mitad de los casos. Por lo tanto, no es solamente el ambiente lo que contribuye al desarrollo de estos padecimientos, sino también la herencia.

Un comportamiento frecuentemente observado en personas con trastornos de personalidad es el abuso de bebidas alcohólicas y drogas. Los trastornos emocionales perjudican la calidad de vida de la persona, ya que altera su bienestar emocional, provoca estrés y dificulta sus relaciones personales.

Cabe recordar que los trastornos de personalidad se tornan más evidentes en momentos de estrés y ansiedad.

Tratamiento

El tratamiento de los trastornos de personalidad puede incluir psicoterapia, medicamentos, terapia familiar y cambios en el estilo de vida.

El tratamiento más utilizado en estos trastornos es la terapia cognitiva-comportamental. Suele ser de larga duración (varios años) y requerir grandes esfuerzos por parte del terapeuta.

La psicoterapia es fundamental para lograr el éxito del tratamiento, ya que ayuda al paciente a identificar su inestabilidad y monitorearla para cambiar su patrón de comportamiento y adquirir autocontrol.

Sin embargo, las personas con trastornos de personalidad suelen resistirse a aceptar el tratamiento psicoterapéutico. Los resultados son poco satisfactorios y los cambios bastante limitados. Los medicamentos usados en el tratamiento de los trastornos de personalidad sirven para controlar depresión, psicosis, ansiedad, impulsividad, entre otros trastornos.

Los casos de trastornos borderline de personalidad y esquizotípicos pueden ser tratados con neurolépticos, ya que estas personas suelen manifestar paranoia, problemas para comunicarse, entre otros síntomas psicóticos. Los individuos borderline inestables y los antisociales con dificultad para controlar sus impulsos pueden beneficiarse del tratamiento con antidepresivos. El objetivo es controlar los impulsos suicidas, que son bastante comunes en estos tipos de trastornos de personalidad.

Los anticonvulsivantes, por su parte, pueden usarse para tratar comportamientos impulsivos y automutiladores.

El psiquiatra es el especialista responsable del tratamiento de los trastornos de personalidad.

Trastornos de personalidad: síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *