artrosis de rodilla

¿La artrosis de rodilla es curable? ¿Cómo se trata?

La artrosis de rodilla no tiene cura. Se trata de un padecimiento crónico, sin medicamentos o terapias capaces de curarlo definitivamente. No obstante, con un tratamiento adecuado, es posible controlar su evolución, aliviar los síntomas y mejorar las funciones de la rodilla.

El tratamiento de la artrosis consiste en el uso de medicamentos, fisioterapia, ejercicios, reposo, uso de ortesis y plantillas especiales, así como cirugía. En algunos casos, puede ser necesario bajar de peso para aliviar el impacto sobre la articulación.

Medicamentos

Los fármacos usados para tratar la artrosis de rodilla ayudan a controlar la inflamación y el dolor. Estos medicamentos pueden aplicarse directamente en la rodilla, tomarse por vía oral o inyectarse dentro de la articulación (infiltración).

La aplicación de antiinflamatorios no hormonales tópicos, como el ibuprofeno, puede ser muy eficaz para aliviar el dolor.

Existen, además, medicamentos de acción prolongada, como el sulfato de glucosamina, administrado por vía oral, indicado principalmente en casos de artrosis de rodilla. Para infiltraciones, el ácido hialurónico está entre los más usados.

Cirugías

Cuando todos estos tratamientos fallan y la artrosis compromete la independencia del paciente para realizar sus actividades, se recurre a la cirugía.

Entre los tratamientos quirúrgicos usados en casos de artrosis de rodilla están las artroplastias. Este procedimiento consiste en sustituir la articulación por una artificial, disminuyendo considerablemente el dolor y mejorando la función de la rodilla. Cabe recordar que el tratamiento elegido dependerá de las características del paciente, del dolor y del grado de comprometimiento de la articulación.

El reumatólogo es el especialista responsable del tratamiento de las artrosis.

¿La artrosis de rodilla es curable? ¿Cómo se trata?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *