Tuberculosis: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la tuberculosis?

La tuberculosis comienza presentando síntomas generales levels e inespecíficos. Los principales síntomas de la tuberculosis pulmonar crónica pueden ser confundidos con otras enfermedades y, como generalmente no son insidiosos, sino que progresan lentamente, los pacientes no procuran atención médica.

Los síntomas de la tuberculosis pulmonar son:

  • Fiebre: generalmente es baja (38-39 grados) y aparece al caer la noche;
  • Sudoración nocturna;
  • Adelgazamiento progresivo. La pérdida de peso comienza siendo ligera y con el paso del tiempo se vuelve intensa, causando debilidad física;
  • Pérdida de apetito;
  • Malestar general: sensación de debilidad y fatiga que inicialmente se manifiesta al final del día junto con la fiebre. Posteriormente, puede ocurrir todo el día;
  • Tos: leve y seca al principio. Conforme la enfermedad progresa se va volviendo más intensa y productiva, con presencia de sangre. En ciertos casos, la enfermedad puede llegar a ser tan grave que el paciente tose sangre en grandes cantidades.

Los casos de tos prolongada (tres semanas o más) o que presenten varios de los síntomas previamente mencionados deben ser investigados por tuberculosis por un médico.

¿Hay cura para la tuberculosis? ¿Cómo se trata?

La tuberculosis tiene cura. El tratamiento consiste en el uso de medicamentos orales tomados diariamente por un periodo determinado, dependiendo del tipo de tuberculosis.

Al iniciar el tratamiento, la persona muestra una mejoría significante y los síntomas disminuyen. Aun así, es importante seguir tomando los medicamentos hasta el final del periodo programado para evitar recaídas y resistencia bacteriana al antibiótico.

Una vez iniciado el tratamiento, el paciente reduce significativamente la cantidad de bacilos expelidos. Por eso, es importante el diagnóstico adecuado y el tratamiento precoz, pues de este modo la probabilidad de contagio a otras personas disminuye y la persona infectada es curada.

La tuberculosis es una enfermedad causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, también conocida como bacilo de Koch.

La tuberculosis es una enfermedad altamente contagiosa que puede causar tos prolongada, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *