Uretritis

Uretritis: causas, síntomas, complicaciones y tratamiento

Causas de uretritis

La uretritis es una inflamación o infección de la uretra, que es el conducto por el cual la orina pasa desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. La uretritis inflamatoria es causada principalmente por traumatismos provocados por la introducción de objetos en la uretra. No obstante, una parte importante de las uretritis son infecciosas y son causadas principalmente por las bacterias clamidia y gonococo, aunque pueden también ser ocasionada por cirus, hongos y protozoairos.

Es también posible que la inflamación sea por una irritación de la uretra causada por el preservativo o por el espermicida en este, uso de cremas, productos de higiene íntima o alguna otra sustancia irritante.

Las uretritis infecciosas, es decir, aquellas causadas por bacterias, virus, hongos y parásitos, pueden considerarse enfermedades de transmisión sexual (ETS) y se les clasifica como uretritis gonocócica. Estas infecciones pueden prevenirse haciendo uso del condón.

Signos y síntomas

El principal síntoma de la uretritis es dolor o ardor al orinar. Otros síntomas comunes son: necesidad constante de orinar, dificultad para vaciar la vejiga, picazón y presencia de secreciones.

En los hombres, el primer síntoma que se manifiesta en la mayoría de los casos es la aparición de una secreción en la uretra, generalmente cuando la infección ha sido causada por bacterias. Las secreciones causadas por otros microorganismos suelen tener un aspecto similar al del moco (transparente y viscoso). Las secreciones de las uretritis bacterianas, por su parte, tienen un tono blanquizco o amarillento por la presencia de pus.

Las uretritis son mucho más comunes en las mujeres debido a la cercanía entre la uretra y el ano, lo cual favorece la propagación de bacterias intestinales. En los hombres, como la distancia es mayor, es más difícil que entren bacterias a la uretra.

Complicaciones

Sin un tratamiento adecuado, la uretritis puede causar cervicitis y enfermedad inflamatoria pélvica en la mujer, así como orquitis, epididimitis o prostatitis en el hombre.

Las secuelas pueden incluir infertilidad y estenosis uretral, una condición que puede llevar a la formación de un absceso alrededor de la uretra, comprimiéndola. En estos casos, la infección puede llegar a la porción más alta de la uretra y alcanzar la vejiga (cistitis).

El tratamiento de la uretritis dependerá de su causa. Cuando son infecciosas, suelen ser tratadas con antibióticos. El diagnóstico y tratamiento de los casos de uretritis son responsabilidad del ginecólogo y/o urólogo.

Tratamiento

El tratamiento de la uretritis dependerá de su causa. No obstante, como identificar al microbio infeccioso (bacteria, virus, hongo o parásito) puede tomar tiempo, se suele comenzar usando antibióticos. En casos provocados por virus u hongos, se podrá emplear antivirales o antifúngicos, respectivamente.

Es importante que quienes hayan tenido relaciones sexuales con los infectados en los últimos 60 días también sean evaluados y reciban tratamiento. Los infectados podrán continuar transmitiendo la enfermedad hasta que esta no haya sido curada.

El objetivo del tratamiento de la uretritis es aliviar los síntomas y prevenir complicaciones en la persona infectada y en su pareja.

Si no es tratada, la uretritis puede causar dolor e hinchazón en las articulaciones, infección en los ojos, infección en la vejiga (cistitis) e infertilidad (tanto en hombres como en mujeres).

En los hombres, pueden ocurrir, además, otras complicaciones como infección en el testículo y en la próstata, además de un estrechamiento de la uretra debido a la formación de cicatrices en infecciones más graves.

Por otra parte, las mujeres que no son tratadas o reciben un tratamiento inadecuado pueden desarrollar cervicitis o enfermedad inflamatoria pélvica.

Cuando un tratamiento correcto la uretritis puede ser curada por completo y no causar ninguna complicación.

El urólogo es el médico indicado para tratar las uretritis.

Uretritis: causas, síntomas, complicaciones y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *