Urticaria: qué es, causas y tratamiento

¿Qué es?

La urticaria se caracteriza por la aparición acelerada de lesiones cutáneas conocidas como habones (ronchas), que son lesiones enrojecidas, elevadas y que causan un picor extremo. Las lesiones suelen ser de corta duración (menos de 24 horas).

Puede ser clasificada de acuerdo con el tiempo de duración como aguda, cuando dura menos de seis semanas, o crónica, cuando presenta una duración superior a seis semanas.

¿Qué causa urticaria?

La urticaria puede tener diversas causas, como:

  • Inmunes:
    • Inducida por antígenos: alergia a medicamentos, insectos y alimentos;
    • Mediada por anticuerpos: urticaria al frío, dermografismo sintomático y urticaria solar;
  • Físicas:
    • Dermografismo: surgimiento de lesiones 1 a 5 minutos después de la aplicación de fuerza mecánica sobre el cuerpo;
    • Urticaria de presión tardía; surgimiento de lesiones después de 3 a 8 horas de la aplicación de la fuerza;
    • Urticaria de contacto con el frío;
    • Urticaria de contacto con el calor;
    • Urticaria solar;
    • Urticaria vibratoria;
  • Asociada a infecciones:
    • Virales: hepatitis A o B, citomegalovirus, virus coxsackie;
    • Bacterianas: pylori, estreptococos;
    • Fúngicas: Trichophyton sp, Candida sp.
    • Parásitos: giardiasis, ascaridiasis, estrongiloidiasis, amibiasis;
  • Asociada a enfermedades internas, como tumores y sarcoidosis.
  • Tipos especiales: urticaria colinérgica, urticaria adrenértica, urticaria de contacto (alérgica o pseudoalérgica), urticaria acuagénica.

El diagnóstico de la urticaria es clínico y la determinación de la causa puede ser difícil, pues depende en gran medida de la percepción del paciente sobre los hábitos, medicamentos o alimentos que pueden ser desencadenantes. Se debe siempre investigar posibles causas infecciosas y autoinmunes, así como la asociación con otras enfermedades, especialmente hematológicas.

El tratamiento puede ser difícil; normalmente consiste en la administración de antihistamínicos y en retirar los factores desencadenantes. En casos más complicados se podrán emplear otros medicamentos.

El diagnóstico y tratamiento de los cuadros crónicos debe ser realizado por el dermatólogo. En caso de sospecha de urticaria, consulte a un dermatólogo.

Tratamiento

La urticaria puede ser curada cuando su causa es identificada y retirada de la persona. No obstante, muchos casos se vuelven crónicos y requieren de tratamiento continuo por muchos años. La urticaria es una enfermedad cutánea que se caracteriza por el surgimiento de lesiones elevadas, enrojecidas y que causan picazón intensa.

Los cuadros agudos, con menos de seis semanas de duración, son tratados a base de antihistamínicos de segunda generación, como loratadina, ebastina, fexofenadina, o de primera generación, como hidroxizina, dexclofeniramina, cetotifeno y doxepina.

El tratamiento de la urticaria crónica, con una duración superior a seis semanas consiste en:

  • Remover la causa, que muchas veces no es identificada;
  • Reducir el estrés emocional, sobrecalentamiento del cuerpo y el consumo de alcohol;
  • Evitar el uso de ácido acetilsalicílico, antiinflamatorios no hormonales, codeína y morfina;
  • Evitar el uso de inhibidores de la ECA, como captopril y enalapril;
  • Dietas especiales, solamente en caso de sospecha de causa alimenticia;
  • Tratamiento farmacológico:
    • Primera línea: antihistamínicos de segunda generación. Se puede iniciar el tratamiento con alguno de estos medicamentos: cetirizina 10mg/día, fexofenadina 180mg/día, desloratadina 5mg/día, loratadina 10mg/día o epinastina 20mg/día. De no haber mejora, se pueden asociar antihistamínicos de primera generación como hidroxizina de 25 a 100 mg/día por vía oral. La clemastina, dexclorfeniramina y ciproheptadina también son opciones.
    • Segunda línea: corticoides orales, que deben utilizarse por poco tiempo. Otra opción es el uso de montelukast.
    • Tercera línea: inmunosupresores o inmunomoduladores, como ciclosporina, metotrexato, inmunoglobulina, colchicina, capsona, hidroxicloroquina, sulfasalazina y nifedipina.

La urticaria puede ser, en ocasiones, una enfermedad difícil de controla y, dependiendo de su causa, puede o no tener cura. El dermatólogo es el encargado de realizar el diagnóstico y tratamiento.

Urticaria: qué es, causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *