Venas de la frente saltadas

Tengo las venas de la frente marcadas. ¿Qué puede causarlo?

Las venas de la frente o sienes pueden verse marcadas o saltadas a causa del estrés, ejercicio, calor o bien puede ser simplemente un rasgo de la persona.

Las personas más delgadas también pueden tener sus venas más visibles que las de los demás debido al poco tejido adiposo (grasa) debajo de su piel, lo cual deja a las venas y arterias más expuestas.

Las personas musculosas también suelen tener las venas más marcadas; sin embargo, ya que en la frente hay poco músculo, este no suele ser la razón en este caso.

No obstante, si se tratara de una arteria, este aumento de volumen puede tratarse de algo más grave. En este caso, sería necesario prestar atención a otros signos y síntomas, ya que el aumento del tamaño de una arteria puede ser signo de arteritis temporal, una enfermedad grave que puede llegar a causar ceguera si no es tratada urgentemente.

¿Qué es la arteritis temporal?

La arteritis temporal es una enfermedad autoinmune grave, que afecta principalmente a mujeres de más de 50 años. Se caracteriza por una inflamación de las arterias del cráneo, cuello y parte superior del cuerpo. La arteria más afectada suele ser la arteria temporal, que se ubica en las sienes (a los lados de la frente).

Se desconoce la causa exacta de la arteritis temporal. No obstante, se sabe que es una enfermedad autoinmune, es decir, que el sistema inmunológico ataca a las células del cuerpo como si se tratara de cuerpos ajenos a este.

Síntomas de arteritis temporal

En muchos casos es difícil diagnosticar la arteritis temporal, ya que los signos y síntomas varían mucho y son ambiguos. No obstante, estos suelen incluir dolor de cabeza, alteraciones visuales, dolor en la mandíbula y lengua, dolor y sensibilidad en las sienes, dolor al masticar, cansancio, pérdida de peso, falta de apetito, sudoración excesiva, dolores musculares y articulares.

Tratamiento de la arteritis temporal

El tratamiento consiste en el uso de esteroides y corticoides. Con esto, se busca combatir la inflamación y la hinchazón, así como disminuir el riesgo de complicaciones, como la ceguera aguda.

Suele ser un tratamiento prolongado y los medicamentos pueden llegar a causar efectos secundarios como osteoporosis, defensas bajas, diabetes y cataratas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *