Visión borrosa. ¿Qué puede ser?

La visión turbia o borrosa puede ser señal de diversas enfermedades, que van desde la miopía hasta un tumor cerebral, pasando por la diabetes, cataratas, presión baja, glaucoma, migraña, entre otros padecimientos.

Posibles causas

Algunas posibles causas de visión borrosa son:

  • Degeneración macular: Enfermedad que provoca pérdida de la visión en mácula, que es la región de la retina responsable de captar los detalles visuales;
  • Cataratas: La visión se turbia debido a la pérdida de transparencia del cristalino del ojo, el cual se opaca;
  • Ojos secos;
  • Presencia de un cuerpo extraño en el ojo;
  • Lesión en el ojo;
  • Migraña;
  • Miopía: Dificultad para enfocar la visión en objetos lejanos;
  • Necesidad de usar gafas o lentes de contacto o de cambiar los lentes actualmente en uso;
  • Hipermetropía: Dificultad para enfocar la visión en objetos cercanos;
  • Infección o lesión de la córnea;
  • Glaucoma: Enfermedad que afecta el nervio óptico, muchas veces debido al aumento de la presión en el ojo;
  • Desprendimiento de la retina: Desprendimiento de la camada del ojo que es sensible a la luz;
  • Neuritis óptica: Inflamación del nervio óptico.

Una manera de identificar la causa de la visión borrosa es observando la presencia de otros síntomas:

  • Visión borrosa dolor súbito en los ojos, enrojecimiento, náuseas y vómitos: Pueden indicar un ataque súbito de glaucoma de ángulo estrecho, que puede dañar permanentemente el nervio óptico. Es necesario darle tratamiento inmediato para evitar la pérdida permanente de la visión;
  • Visión borrosa, “halos” alrededor de las luces en la noche, dificultad para ver colores brillantes, que aumenta lenta y progresivamente: Estos síntomas pueden ser señal de cataratas, que tienden a empeorar gradualmente a lo largo del tiempo. El cristalino va opacándose cada vez más con el envejecimiento, causando ceguera. La única manera de evitar esta condición e a través de cirugía de cataratas, que sustituye el cristalino por un lente artificial;
  • Visión borrosa, puntos negros y “moscas volantes” en la visión: Puede ser retinopatía diabética, que ocurre en pacientes con diabetes.
  • Visión central turbia, con inicio súbito y solamente en un ojo: Si el paciente ha recibido un golpe en el ojo, es probable que sea un huevo en la mácula. Además de la visión borrosa, un hueco en la mácula puede empeorar la visión de cerca y causar pérdida permanente de la visión en caso de desprendimiento de la retina.

La visión borrosa no siempre es causada por enfermedades oculares, pudiendo también estar asociada a otras patologías, como:

  • Tumor cerebral;
  • Diabetes;
  • Ataque isquémico transitorio: Presenta síntomas temporales y semejantes a los de un derrame (AVC), que pueden anteceder un AVC;
  • Presión baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *